domingo, 3 de febrero de 2013

Habemus RasPi

Aquí está el juguetito nuevo, una Raspberry Pi modelo B.
Después de mucho darle vueltas decidí encargarla en RS Components en plenas fechas navideñas y, a pesar de la demanda tan exagerada que ha tenido, no ha tardado ni un mes. El servicio de entrega que contratan ha sido bastante cutre, porque me encontré un sobre en las escaleras arrojado por encima de la cancela en la entrada de mi casa, mas o menos como hacen los chavales reparte-periódicos en las películas típicas de hollywood. A pesar de eso cuando abrí el sobre e hice unas pruebas todo funcionaba correctamente.






Por unos eurillos mas decidí comprar también una carcasa a medida, porque no es el primer ni el segundo caso que conozco de Raspi (o de cualquier placa con integrados sensibles) frita por toquetearla con dedazos cargados de estática, o por tocar alguna parte del circuito algo metálico por descuido o accidente provocando un corto.
La carcasa deja accesibles casi todos los conectores: Ranura para la tarjeta SD, microUSB para alimentación, HDMI, Ethernet, los dos USB, el minijack de audio y el RCA de vídeo compuesto. Tan solo quedan tapados los puertos GPIO (General Purpose In Out)  y otros puertos reservados para usos futuros como conexión directa de displays y cosas así. Cuando empiece a jugar con los GPIO probablemente lo haga con la parte superior de la carcasa quitada, pero si acabo haciendo algo interesante y que merezca no ser desmontado tras el experimento seguro que le haré una apertura a la carcasa para dejar pasar un cable IDE reciclado o algo así.


De momento me conformo con encender unos leds de forma remota desde internet, después ya se verá que viene.







No hay comentarios: